fbpx

Tecnologías apropiadas, de la teoría a la práctica. Conoceremos cómo apropiar las tecnologías de saneamiento ecológico a distintos contextos, recursos y materiales disponibles.

Qué criterios de diseño y cálculo son intransables y cuáles podemos adaptar a cada lugar. Cómo  utilizar materiales alternativos para fosas sépticas, humedales construidos y baños ecológicos para reducir costos. 

De acuerdo al Centro de estudios Uruguayo de tecnologías apropiadas La tecnología tiene como finalidad ayudarnos a resolver problemas.

Pero los problemas no son iguales en todos lados, los recursos de que se dispone para desarrollar la tecnología no se parecen y las formas de hacer las cosas son distintas según las culturas.

Las tecnologías apropiadas reconocen esta diversidad y por eso son desarrolladas desde las comunidades y no desde laboratorios centralizados; no tienen dueño, pero sí herederos.

www.ceuta.org.uy/

Las tecnologías apropiadas reconocen que la tecnología no es neutra, que es causa y consecuencia de una cierta cultura y por lo tanto debe haber tantas maneras de encontrar soluciones a un problema, como culturas haya.

Dan cuenta de un mundo diverso porque reconocen la diferencia entre los ecosistemas, los pueblos y sus historias.

Surgen de la necesidad de la auto-determinación, del reconocimiento de la existencia de modelos de desarrollo diversos, de una economía dirigida por los recursos y valores disponibles en el ambiente propio y no por la demanda externa.

Su desarrollo alimenta las identidades locales y el intercambio intercultural desde el respeto. Las tecnologías de las que hablamos son apropiadas al ambiente, apropiadas para la tarea y apropiadas por la gente.

  • Para ser apropiadas al ambiente tienen que utilizar recursos renovables y no sobrepasar la capacidad de carga de los ecosistemas en los que se insertan.
  • Para ser apropiadas para la tarea tienen que dar respuesta al problema -productivo o doméstico- de que se trate de manera eficaz, eficiente y generando riqueza.
  • Finalmente, para ser apropiadas por la gente, tienen que ser de bajo costo, de fácil manejo y manutención, de sencilla comprensión y reproducibles a escala local.

Las tecnologías apropiadas son adecuadas a la realidad de los países en vías de desarrollo en tanto requieren de menor inversión de capital y mayor dedicación de mano de obra.

No buscan ser de última generación porque apuestan a que nuestra generación no sea la última. Por eso dialogan y trabajan junto con los conocimientos tradicionales, los saberes populares y tienen horizontes de amor- tización de largo plazo.

Por eso problematizan y dialogan con el uso socialmente apropiado de las nuevas tecnologías poniéndolas a prueba en su capacidad de ser adaptables y accesibles para el uso de las mayorías.

Las tecnologías apropiadas son tecnologías para la vida, no para la acumula- ción, no para la concentración, no para la dominación.

¿Quién es Gerardo Rodríguez y cómo podemos conocer su trabajo?

Arquitecto y técnico sanitaria, especializado en temas ambientales, original de Rivera y radicado en Montevideo, Uruguay.

Ha ido desarrollando una carrera docente en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de La República en Uruguay, especializándose en las problemáticas del agua en su trabajo particular.

Trabajó en proyectos en Barros Blancos, Ismael Cortinas y en la Costa de Oro, todos como responsable del Programa de saneamiento ecológico de CEUTA (Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas). 

Actualmente es Docente en Ceuta en le programa de saneamiento ecológico y en la Facultad de Arquitectura, y participa en varios grupos vinculados a la problemática ambiental.

Aquí tienes la sesión en directo, el audio, la presentación en pdf y el material de apoyo de esta sesión:

Este contenido solo está disponible para miembros de Bioconstrucción FuturaSUSCRÍBETE AQUÍ para tener acceso a esta y a todas las sesiones.